Social Icons

miércoles, 29 de octubre de 2014

Capítulo 1



Otra mañana en el aglomerado metro de Madrid, hora punta; la gente somnolienta, con prisas, leyendo, escuchando música, intentando coger un asiento entre la multitud.

Zoe estaba medio dormida, hoy no le apetecía leer. Le gustaba sumergirse en la lectura cuando iba en el metro, conseguía evadirse de la gente, del tiempo y el viaje era mucho más ameno. Aunque últimamente el metro estaba demasiado saturado, casi nunca lograba sentarse. Se iba pareciendo a Japón, dentro de poco tendrían que contratar a alguien para que los metieran a todos a presión y se pudieran cerrar las puertas.

Un hombre trajeado iba leyendo el periódico y una noticia llamó su atención: «Otra desaparecida, ya van tres en seis meses». Zoe sintió un escalofrío. A la primera chica la vieron por última vez saliendo del cine y entrando en su coche. Aparcó en la zona donde vivía, pero nunca llegó a su domicilio. La segunda desapareció cuando salía de la academia donde bailaba salsa y, después de esa noche, tampoco se volvió a saber de ella. Al parecer, ahora tampoco localizaban a otra muchacha. «Estas noticias hacen que te den ganas de no salir de casa», pensó Zoe.

El metro comenzó a entrar en la siguiente estación. Lo vio, allí, de pie, esperando a que se detuviera el tren para poder subir; y como por arte de magia, paró frente a la puerta donde estaba ella. Desde hacía varios meses se lo solía encontrar, pero normalmente subía en la siguiente parada, aunque no siempre coincidían.

No era un hombre cañón, tenía algo, y ese algo especial era lo justo para que resultase muy atractivo. Llevaba una camiseta marrón de manga corta que hacía resaltar su piel bronceada. El pelo corto y alborotado le daba un aire pícaro, pero, a la vez, su manera de moverse imponía e intimidaba. Aparentaba unos treinta y cuatro años, más o menos, dos más que ella. Zoe estaba agarrada a la barra, esperando que alguien se levantara del asiento para así poder coger sitio. Él entró y se quedó  muy cerca.

 Le sobrepasaba media cabeza. Percibía su mirada. Casi siempre se sentía observada por esos intensos ojos o, al menos, es lo que quería creer. Aunque no estaba segura si la miraba por esa cara de sueño que tenía a esas horas, por curiosidad o porque él se había dado cuenta de lo mucho que ella le observaba.

Una señora le pidió que la dejara pasar y él se dio la vuelta perdiendo el contacto visual, lo que permitió a Zoe verle de espaldas. Los desgastados y ajustados vaqueros le marcaban el trasero. Le daban ganas de posar las manos en ese maravilloso culo, los pantalones le quedaban perfectos.

Cada día, cuando entraba en el vagón y pensaba en encontrarlo, se sentía más inquieta, más nerviosa, más viva; era la mejor forma de ir despertándose por la mañana. Todo el sueño que tenía se había desvanecido al verlo. Él se giró de nuevo y el tren se puso en marcha. Zoe intentó no mirarle, pero a los pocos metros, dio un frenazo.

—Ops, perdón —se disculpó Zoe.

Los dos fueron a agarrar la barra al mismo tiempo y sus dedos chocaron. Zoe sintió un calambre en ellos, una chispa de tensión que le recorrió el cuerpo. Deslizó la mirada por el brazo del hombre y pudo ver cómo se le marcaba el bíceps; sus ojos recorrieron el masculino cuello, subiendo hasta encontrarse con su mirada.

La estaba observando, sus ojos se clavaban profundamente en los suyos. Creyó ver en sus labios una leve sonrisa y se sintió hipnotizada. «Desvía la mirada, Zoe, deja de mirarle. Vamos, ¿qué estás haciendo? Qué ojos… Verdes y profundos».

Por fin logró bajar la vista buscando sus pies, sintiendo que se ruborizaba. «Muy bien, Zoe, lo que faltaba, que te pusieras roja delante de él, ahora va a pensar que te gusta. Bueno, y es así, ¿no? Nunca habíamos estado tan cerca».

Su mano estaba justo al lado de la suya, apenas separados por dos milímetros y se le estaba escurriendo, la había puesto demasiado arriba y se sentía cada vez más incómoda. «Se me está resbalando, le voy a tocar». No podía hacerlo, iba a creer que lo estaba haciendo a propósito, pero no podía aguantar más. De pronto, su mano, como si no fuera suya, se deslizó y terminó encima de la de él. «Ahora la quitará o la bajará», se dijo cada vez más inquieta.

No lo hizo, sintió el peso y el calor de su mirada sobre ella, pero Zoe no tenía la fuerza necesaria para encararle de nuevo. No había bajado la mano ni la había apartado, incluso sentía como si el dedo meñique estuviera acariciándola. «No puede ser… Son imaginaciones mías». Encontró valor enfrentándose a sus ojos. Ahí estaba, esa mirada profunda y felina de nuevo. La observaba fijamente, sin vergüenza. «¿Será verdad? Está tocándome y lo está haciendo adrede».

¿Cómo podía ser que la estuviera poniendo tan nerviosa solo tocándola con un dedo? No quería ni imaginar qué pasaría si pusiera sus manos sobre ella, saldría ardiendo al instante. Sentía la suavidad de su toque. No sabía qué hacer, desprendía tanta personalidad que abrumaba y su intenso escrutinio le recordaba al de un depredador, peligroso e inquietante.

Cada vez se ruborizaba más. Se dio cuenta de que su parada era la siguiente, se tenía que bajar, por lo que quitó la mano con rapidez. Debía salir de allí, pero tendría que atravesar su espacio para poder hacerlo. «Creo que saldré de espaldas, así no le veré la cara». Intentó darse la vuelta, sin embargo, no podía hacer ese movimiento, se giró de nuevo frente a él.

—Perdona, ¿vas a salir? —le dijo Zoe.

Bien sabía ella que no, le había estado observando durante meses y siempre se bajaba antes que él.

—No —contestó.

«Dios mío, qué voz tan masculina», se dijo Zoe asombrada. Hizo que su cuerpo vibrara solo con el timbre de su voz. ¿Qué tenía ese hombre que hacía que despertaran todos los sentidos de su cuerpo?

—¿Quieres salir? —continuó él.

«¿Eso qué era, una pregunta con trampa? Claro que no, no quiero salir, me quedaría dando vueltas en el metro toda la mañana si eso significara estar a su lado», pensó Zoe.

—Sí, voy a bajar.

Casi no le salía la voz, levantó de nuevo la mirada y se topó con la suya, él deslizó los ojos hacia sus labios. Zoe, de forma inconsciente, se los humedeció, quizá por los nervios o porque creía adivinar sus intenciones. Repentinamente, sus pezones se pusieron duros, solo con pensar en que la besara, en que esos maravillosos labios tocaran los suyos. Le llamaba la atención su masculina mandíbula, cuadrada y marcada, aunque lo más sexy era el pequeño corte que tenía en el mentón.

 Parecía que el tiempo se había detenido y solo estaban ellos dos en ese vagón. Él inclinó levemente la cabeza aproximándose hacia su boca y, por un momento, creyó que iba a besarla. A Zoe el corazón le latía enloquecidamente, iba a desmayarse y le daría un infarto delante de todo el mundo, cayendo desplomada al suelo. Ya estaba viendo las noticias: «Sufre un ataque cardiaco porque casi la besa un hombre en el metro». No entendía la reacción de su cuerpo, ni tampoco su actitud. Era una mujer, no una niña, pero actuaba como tal.

Se empezó a derretir por dentro. Era la primera vez que estaban tan cerca, tenía unos labios gruesos y perfilados. Le gustaba su olor, como si acabara de salir de la ducha. Despacio, y sin dejar de mirarla, él se apartó. Zoe respiró, entre aliviada y decepcionada, hasta que finalmente pudo girarse hacia la puerta. Apoyó la mano en el frío cristal, todavía  nerviosa y extrañamente excitada.

Notaba su intensa presencia tras su espalda. Cuando el tren  se detuvo, pulsó el botón que le permitió salir de allí. Se cerraron las puertas y, sacando un poco de valor para ver si la estaba observando, giró la cabeza. Lo hacía, con una extraña mirada y no sabría decir si con una pizca de deseo.

«Joder, ¿qué tiene esa chica?». Cuando se cerraron las puertas del vagón, Ian sentía que le quemaba la piel y notaba una molestia en su entrepierna presionando los pantalones. La vio por primera vez hacía unos meses, estaba sentada, leyendo, con la frente arrugada por la concentración. Tenía una piel blanca y fina, el pelo largo color chocolate, las ondulaciones del cabello la hacían más femenina, pero lo que realmente le gustaba eran sus labios finos y rojos.

Durante ese tiempo, la había observado sin que se diera cuenta, tanto que, a veces, él mismo llegó a pensar que la estaba acechando; aunque sabía que él tampoco había pasado desapercibido ante sus ojos. Al verla ese día con aquella camiseta de tirantes, no había podido evitar que su sangre comenzara a hervir. Ya estaban a mediados de mayo y aunque por la mañana la gente llevaba una chaqueta, normalmente se tenían que deshacer de ella debido a la aglomeración del metro. Al menos eso es lo que le ocurría a él, sin embargo, no sabía si era por el calor del metro o porque el estar cerca de esa mujer provocaba que ardiese por dentro.

 Con el frenazo del tren, sus manos habían chocado. No pudo resistirse a acariciarla con el dedo, buscar su contacto, quería sentir la suavidad de su piel. Esos ojos pardos le habían cautivado: con esa mirada tan vulnerable, algo confusa y, a la vez, tan sensual. No le importó que supiera que la estaba tocando intencionadamente. A punto estuvo de perder el control y lanzarse a por sus apetecibles labios rojos, por un momento se olvidó de todo y quiso besarla. Pudo sentir el fresco olor de su piel y el cálido aliento. Casi se deja llevar por el impulso, aunque logró frenarse. Quería hacerlo bien, pero ya se había cansado de esperar. Deseaba tenerla y pronto daría el siguiente paso para hacerla suya.


REGISTRADO EN SAFE CREATVICE CON Nº 1308255644871

2 comentarios:

  1. Jessica quiero más, está genial... que tensión en ese metro por Dios, jajajajajaja

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates